Día del libro – 26 de Mayo de 1816, Apertura de la Biblioteca Nacional.

Lectura. La forma más efectiva de aprendizaje del lenguaje.
Lectura. La forma más efectiva de aprendizaje del lenguaje.
Aunque en otras naciones se conmemora el 23 de abril, que es la fecha decretada por la Unesco, en homenaje a la inauguración de la primera Biblioteca Pública de Montevideo, el 26 de mayo se conmemora, en nuestro país, el DÍA DEL LIBRO.
…El 4 de agosto de 1815, Dámaso Antonio Larrañaga presentó al Cabildo de Montevideo un proyecto para la creación de una biblioteca pública ofreciendo para ella casi todos sus libros, “dos grandes estantes”,  y anunció que varios de sus amigos también donarían sus libros. El Cabildo de Montevideo apoyó este proyecto y se lo comunicó al general José Gervasio Artigas (prócer de la patria), que se encontraba en Purificación (noroeste de la Banda Oriental, a orillas del río Uruguay). Artigas respondió de inmediato apoyando el proyecto. Así, la Biblioteca Nacional fue inaugurada el 26 de mayo de 1816.  Comenzó con aproximadamente cinco mil libros, producto de diversas donaciones y funcionaba en un salón del Fuerte, la Casa de Gobierno de entonces, en la Plaza Zabala, de Montevideo.Por resolución de Artigas, el 30 de mayo de 1816, los centinelas del Ejército oriental usaron como santo y seña: “Sean los orientales tan ilustrados como valientes”, como adhesión a la flamante Biblioteca Nacional. El local actual de la Biblioteca Nacional en la Avenida 18 de Julio, cerca del edificio de la Universidad, fue inaugurado en 1958.
Larrañaga se había desempeñado en Buenos Aires como sub-Director de la Biblioteca Pública de esa ciudad, desde que en 1813 viajara a esa ciudad como uno de los diputados orientales, hasta 1815; por lo cual pasó a ejercer el cargo de Director de la Biblioteca Nacional.

Al fallecer en 1815 el Pbro. Dr. José M. Pérez Castellano, se recibió el legado testamentario de su casa, sus libros y sus rentas, con destino a crear y mantener una biblioteca pública, y pagar el sueldo del bibliotecario. Para dar cumplimiento a esa voluntad, Larrañaga propuso al Cabildo la creación de la Biblioteca, con la finalidad de que a ella pudieran concurrir “nuestros jóvenes y todos los que deseen saber”.
Finalmente, la Biblioteca fue instalada en el Fuerte; edificio actualmente demolido donde tenía su asiento el Gobernador de Montevideo y que posteriormente se utilizara para diversos destinos, albergando al Poder Ejecutivo. Larrañaga fue designado como su primer Director. Al proceder a la apertura de la Biblioteca, el 26 de mayo de 1816, Larrañaga pronunció lo que se conoce como su Oración Inaugural, en la que expresó entre otros, conceptos que “una biblioteca es el foco en el que se reconcentran las luces más brillantes, que se han esparcido por los sabios de todos los tiempos.”

El ansia por agradecer a quienes ofrecieron su colaboración, hizo que la nota principal en celebración del “día del libro”, quedara relegada a un segundo plano, pero eso es solamente en cuanto al turno de presentación. Cualquiera comprenderá que agradecer también es muy importante, es algo así como pagar una gran deuda pendiente… ¡qué alivio!. Es gratificante comprobar una vez más la solidaridad espontánea de mucha gente. Debo recordar la paciencia de los vecinos del piso dos y el del piso cuatro que se tuvo que ir a pernoctar a otro lugar por la invasión de humo y los de los otros pisos que aguantaron las múltiples molestias, en vez de protestar ofreciendo su adhesión. El inspector de seguros concurrió de inmediato para asesorarme en cuanto a los pasos a seguir; el sub comisario de la seccional, para que yo no perdiera tiempo y pudiera seguir levantando escombros, me proveyó con gran celeridad del documento necesario para su presentación por el “seguro del edificio”; el corredor de seguros me habrá notado “tan perdido” que me dijo… “no se preocupe, usted no está solo” y de inmediato se encargó de todos los engorrosos trámites administrativos. Vaya…  creo que es oportuno comentar esto ya que las acciones de solidaridad generalmente tienen poca difusión o pasan tan desapercibidas, a veces de tal forma que hasta parece que no existieran.

Este comentario me hace recordar en este momento a don Jesús Canabal… Y ahora que lo pienso, creo que merecen una mayor reflexión y exposición los comentarios que casualmente estuve recibiendo últimamente de varias personas que leyeron su biografía… “Después de leer esa biografía… ¡cambié mi forma de pensar!”




About these ads

2 pensamientos en “Día del libro – 26 de Mayo de 1816, Apertura de la Biblioteca Nacional.

  1. Felíz Día Librero. Muy interesante y contundente ese documento sobre La Biblioteca NacionaL.
    Totalmente ajeno a los conocimientos de esta maestra uruguaya. En cuanto al incendio… “Me eriza ponerme en vuestra piel.” Otra vez a empezar… un imprevisto, nos ahogan las dudas, y “Nunca estamos solos.” Ahí estaba la gente que extiende la mano. Nada es por casualidad, es que lo merecéis y siempre estaréis en pie. Un abrazo

  2. Excelente material, pero mejor el reconocimiento a las “pequeñas cosas de la vida” que nos hacen más grandes. Felicitaciones a cada una de las personas que supieron contenerlo en tan difícil momento. Lo bueno es, “dejar pasar agua por debajo del puente”, que las cosas con el tiempo no se olvidan, sino, se convive con los sentimientos y se recuerdan resaltando lo bueno……………..

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s